Cuando llega el verano las zonas de exterior se hacen imprescindibles para exprimir todo el jugo de la estación estival.

 

Las cenas, las risas con los amigos y la familia, las siestas interminables y las fiestas alcanzan otro nivel cuando las disfrutamos al aire libre y bajo la cálida luz del sol.

 

En Aries Interioristas compartimos contigo ideas para que disfrutes de tu pequeña terraza o de tu inmenso jardín en verano.

 

Recuerda que, más que las dimensiones, lo que realmente importa es mirar con ojos renovados un espacio para conocer todo el potencial que nos ofrece.

 

Acompáñanos para viajar a lo largo de un día de verano.

 

 

 

La hora de la siesta

 

La siesta y el verano conforman el binomio perfecto. Las hamacas y las sillas colgantes de exterior realizadas en fibras naturales como el macramé, el algodón y la madera son un complemento muy bonito que invita a sestear tras el almuerzo.

 

Encajan a la perfección tanto en pequeñas terrazas de ambientes urbanos como las que se abren a la naturaleza en todo su esplendor.

 

 

 

Las fiestas en la terraza

 

Las terrazas, incluso las de reducidas dimensiones, son el marco perfecto para organizar fiestas informales.

 

El mobiliario sencillo crea un ambiente acogedor si se dispone de forma estratégica. No olvides aprovechar todos los rincones para optimizar el espacio. Las esquinas son ángulos que tienden a olvidarse y que pueden ejercer a la perfección el papel de un mini-bar.

 

 

Si prefieres colores vibrantes y mobiliario atrevido puedes jugar con ellos y conseguir un resultado armonioso. Tan solo has de elegir tres o cuatro paletas de color y combinarlas en los diferentes elementos.

 

 

Observa cómo las maletas se descontextualizan para crear un nuevo objeto, tal y como vimos al hablar de las mesitas de noche.

 

 

Las cenas al aire libre

 

Las cenas al aire libre en un jardín majestuoso son sin duda uno de los sueños de una noche de verano.

 

En este escenario, la iluminación juega un papel clave para crear la atmósfera que buscamos.

 

Las velas y las guirnaldas de luces son cálidas y envuelven la mesa de modo íntimo e invitan a la conversación.

 

 

Para conseguir un efecto más dramático, las lámparas de araña abandonan el interior de los salones y se instalan en el exterior acompañadas de candelabros y centros de mesa románticos.

 

 

 

Las sesiones nocturnas de cine

 

Y, tras la cena, la guinda del pastel está protagonizada por el cine al aire libre y las sesiones bajo la luz de la luna.

 

De nuevo las luces tenues son la elección adecuada para aportar la iluminación necesaria sin entorpecer el discurso de la película.

 

Los habituales muebles de jardín en mimbre y madera son una solución perfecta para improvisar una sesión de cine.

 

 

Las lámparas de fibras naturales, los cojines y las fuentes inmensas con palomitas dejan entrever una decoración más estudiada que al mismo tiempo consigue un resultado sencillo.

 

 

¿Cuál es tu momento favorito del día en verano?

 

En Aries Interioristas queremos que disfrutes de todo el potencial que se oculta en tu terraza y en tus jardines. Descúbrelo con nosotros.