Después de alojarte en un hotel puedes llevarte la simple sensación de que has descansado en una habitación más, como en tantas otras en las que has estado.

 

O puedes disfrutar de una experiencia sensorial que recordarás siempre.

 

Un proyecto de interiorismo profesional no solo aporta valor diferenciador a un hotel, sino que al mismo tiempo deja una huella imborrable en sus clientes.

 

En Aries Interioristas queremos compartir contigo un proyecto de interiorismo muy especial para nosotros: el que realizamos para el hotel rural de nuestros padres, el encantador Hotel Hierba Luisa en Alarcón.

 

 

 

Hotel Hierba Luisa, Alarcón

 

Como puedes comprender, este proyecto es especial por la parte familiar que nos corresponde y por el reto de decorar una antigua casa en su totalidad. Queríamos realizar un proyecto de hotel con encanto propio en el que nuestros padres se sintieran cómodos trabajando.

 

La idea original es un hotel rural, pero quisimos que el diseño fuese más allá de los elementos comunes a este tipo de alojamientos, como los tonos marrones o las paredes de ladrillo visto.

 

Este es el poder del interiorismo, que puede tomar un concepto y revisarlo con otra visión diferente y única.

 

De hecho, tanto las habitaciones como las zonas comunes presentan una decoración moderna respetando el espíritu rústico de la antigua casa.

 

Cada detalle fue elegido conjuntamente con nuestros padres porque nuestro objetivo era crear un hotel en el que se sintieran como en casa. Pero lógicamente no podían faltar las sorpresas, como las piezas de caballos blancos sobre la chimenea del salón, que son un guiño a nuestro padre y su afición a los caballos.

 

 

O el cuadro con libros antiguos, diseñado y realizado por nosotros mismos.

 

 

Al evitar los tonos marrones y tierra, elegimos colores potentes como el azul del salón, que da mucho fondo e importancia a las piezas más claras de la estancia como, por ejemplo, las molduras del techo y la gran chimenea realizada con mármol.

 

 

Cada habitación fue decorada con mimo, con su propia esencia, ya que tienen distribuciones, mobiliario y revestimientos distintos. Esto personaliza la experiencia del cliente, ya que puede disfrutar de una nueva habitación en cada visita al hotel. Una de ellas tiene una gran ducha central con cromoterapia

 

 

Para que cada habitación tenga su propia identidad, también se distinguen con el nombre de hierbas aromáticas, té rojo, camomila, eupharia…

 

Y, finalmente, el nombre del hotel también resulta significativo porque nuestra madre se llama Luisa.

 

El salón con chimenea, la zona de lectura y de juegos de mesa y el patio al aire libre enmarcan esta antigua casa convertida en hotel con encanto y personalizada con nuestro proyecto de decoración.

 

El interiorismo crea atmósferas únicas que se personalizan para cada proyecto, lo que consigue que cada cliente viva experiencias memorables y recuerde algo más que una simple estancia en un hotel.

 

Si quieres que tu hotel se diferencie, o tienes en mente la idea de comenzar un proyecto, nosotros te ayudaremos a diferenciarlo con creatividad. Contacta con nosotros y cuéntanos tu idea de negocio para que te presentemos un presupuesto sin compromiso.