Las paredes de ladrillo siguen siendo tendencia y envuelven el hogar en un estilo rústico o aportan un toque industrial.

 

La estética final dependerá de cómo se integre en la estancia, de los colores, de los acabados pulidos o agrestes, del mobiliario y, por supuesto, del resto de elementos estructurales de la casa.

 

Pero si algo tienen en común todas las paredes de ladrillo visto es el encanto de la imperfección. Una cualidad que las hace únicas, ya que no encontrarás dos paredes iguales, ni en textura ni en tonalidad.

 

En Aries Interioristas te mostramos una tendencia que perdura: las paredes de ladrillo visto en decoración.

 

 

Paredes de ladrillo desnudas

 

El ejemplo más puro y fresco de incorporar las paredes de ladrillo visto en decoración es en su material original, al desnudo, sin velos de color ni acabados pulidos.

 

En su tono rojizo más vivo se adapta a todas las habitaciones de la casa, desde los baños al recibidor.

 

 

Otra de las aplicaciones de este material es su uso para delimitar espacios abiertos en los que conviven varios ambientes.

 

 

De hecho, el ladrillo visto es uno de los elementos importados de los lofts neoyorquinos que pusieron de moda el espacio abierto u open concept.

 

 

En su versión más pura, la pared de ladrillo aporta calidez al blanco y crea una combinación exquisita y muy demandada, como veremos en los siguientes apartados.

 

 

Paredes de ladrillo genuinas

 

Las paredes de ladrillo recuperadas en una vivienda de segunda mano tienen un impacto visual genuino. El material puede mantener el color original de las paredes o decorarlas en el tono que más encaje con el estilo de la estancia.

 

En concreto el color blanco tan característico del estilo nórdico es uno de los más solicitados.

 

 

Aunque, por supuesto, puedes poner la nota del color que tú quieras.

 

 

Paredes de ladrillo blancas

 

Continuamos con la pared de ladrillo blanco porque, sin lugar a dudas, es una de las solicitadas en interiorismo. Las razones son la luminosidad y la sensación de amplitud, unidas a la serenidad que transmite y su capacidad para combinar con todos los colores de mobiliario y textiles.

 

El efecto final es realmente vistoso cuando la potencia de color recae en los muebles principales, manteniendo la pared en segundo plano con una elegancia serena.

 

 

Como puedes ver, el acabado, más pulido o natural, también influye en la estética de la pared y en la percepción global de la estancia.

 

 

En este color también se consiguen ambientes rústicos cuando se combinan con el material noble por excelencia: la madera.

 

 

Papel de piedra

 

Si quieres aportar la estética fresca y desnuda del ladrillo visto sin realizar grandes reformas, el papel pintado es una alternativa rápida y sencilla.

 

De nuevo comprobamos la versatilidad del papel unido a las nuevas tecnologías de impresión que consiguen resultados realistas, como también vimos al hablar del mármol.

 

Salvo por el sentido del tacto, el papel de pared te permite disfrutar al instante de una tendencia que perdura en el tiempo.

 

 

 

En Aries Interioristas te mostramos las tendencias que surgen y las que se mantienen por su fuerza visual y por su personalidad.

Si quieres dar nuevos aires a tu hogar, contacta con nosotros para que realicemos un proyecto personalizado de interiorismo y decoración.