Desde ser el centro de un espacio único donde no sólo se cocinaba y se comía, sino en el que realmente se vivía, la cocina tiende hoy a convertirse nuevamente en un espacio de reunión donde cocinar con otras personas resulta una experiencia agradable.

La cocina es un elemento esencial en toda casa pero su evolución con el tiempo ha sido clave para una mejora en la calidad de vida.  La llamada “Cocina económica” del siglo XVII hizo posible que el fuego calentara una plancha de metal dentro de una cámara.  Aunque fue a mediados del siglo XIX cuando se dio el paso revolucionario, las cocinas cerradas libres de humo y limpias se fabricaron en serie.

“Vivir, cocinar y comer en una misma habitación es de nuevo interesante para la gente. Fue así en un pasado lejano, tuvimos también un periodo con un desarrollo radical en la construcción de pequeñas cocinas y la aparición de las nombradas cocinas americanas en las décadas de 1950 y 1960” Eva B. Ottillinger.

Las tendencias más actuales buscan, una mayor funcionalidad a través de la tecnología y la automatización de tareas repetitivas, para que cocinar sea algo cada vez más fácil y cómodo. La cocina se convertirá nuevamente en un espacio común de reuniones y diversión.

Según Ottillinger, “la cocina está destinada a ser un taller. No se trata de que trabaje solo un cocinero en una habitación especial. Cocinar es trabajar conjuntamente con la gente que le gusta la cocina, es preparar la comida conjuntamente con las propias manos”.

Tendencias actuales

Este año la gran apuesta son cocines con elegancia, sencillas y un estilo puro. Sigue siendo tendencia las cocinas con isla y todo apunta a que lo va a seguir siendo por una larga temporada.

En diseño, el uso de armarios en posición horizontal se va haciendo más notable. ¿La ventaja? Se puede aprovechar mejor el espacio. Para el interior de las cajoneras y armarios vemos que se busca la mejora de la organización y la funcionalidad de la estancia, sobre todo en cocinas más pequeñas.

La tendencia minimalista apuesta por líneas rectas con tonos blancos. La luminosidad es clave en un sitio tan concurrido y útil como es la cocina. La sensación de amplitud y orden, hace que sea un espacio relajante y elegante a la par que moderno.

Luminosidad y amplitud son características deseadas en las cocinas. Otra manera de obtenerlas es mediante toques rústicos, ya puede ser en encimeras silestone o en la pared.

Blancos y grises dominan la escala de colores elegidos para la cocina pero también se dejan ver los modelos maxigloss y maximatt Galaxy. La madera como color también se adapta a cocinas acogedoras y combina genial con colores vivos.