Los jardines han evolucionado según la época y se nutren de las diferentes culturas. Hay muchos ejemplos que podríamos elegir para pasear entre los árboles mientras contemplamos la naturaleza.

 

En Aries Interioristas queremos presentarte estos cuatro estilos.

 

 

 

Jardín japonés

 

El jardín japonés representa la relajación, la contemplación, la calma y el momento presente.

 

Aunque tengamos en mente un prototipo de jardín japonés, lo cierto es que existen diferentes diseños que se ajustan a diferentes propósitos.

 

Así, el jardín de paseo es propio de grandes superficies en el que se recrea la magnitud de la naturaleza. Los elementos comunes suelen ser un estanque, un puente que lo cruza y senderos a su alrededor.

 

 

El jardín de interior se sitúa en la propia vivienda o en un lugar que se pueda contemplar desde esta para el deleite de los sentidos. Este es el estilo de jardín que se puede adecuar a las características de muchos hogares porque es versátil en cuanto a tamaño y ubicación.

 

 

El jardín zen está concebido para facilitar la meditación y está diseñado con gravas, rocas y arbustos.

 

 

 

 

Jardín inglés

 

Este jardín es lo opuesto al jardín japonés porque nace de la exuberancia de la naturaleza sin necesidad de mantener un orden.

 

Obviamente el clima favorece esta explosión que se caracteriza por abundante vegetación, flores y árboles frutales.

 

 

Un gran manto verde que se despliega tras las cottages o que crea rincones románticos y encantadores donde tomar el té en sillas de forja o bancos de madera.

 

 

 

 

Jardín minimalista

 

Aunque el minimalismo se asocie al jardín zen, en esta línea sencilla encontramos jardines modernos de factura muy actual.

 

Son espacios modernos en los que se da prioridad a la decoración sobria y elegante, lo que no se contradice con la comodidad y el equilibrio buscados.

 

 

Las líneas rectas delimitan las superficies buscando ese equilibrio visual. Así, dividen segmentos entre la grava o el césped, entre los estanques modernos y entre las zonas de tránsito.

 

 

Un tipo de jardín que exige un diseño minucioso pero que resulta sencillo de implementar y de mantener.

 

 

 

Jardín Mediterráneo

 

Finalizamos con un estilo cercano y reconocido en el que están presentes los árboles para ofrecer sombra y protegernos bajo el sol del mediterráneo, los frutales, las plantas aromáticas y las flores como los geranios y las verbenas.

 

 

Los elementos decorativos destacan por su colorido en macetas, cerámicas y azulejos, como el contraste en blanco y azul más marinero que ya vimos hace una semanas visitando casas mediterráneas de ensueño.

 

 

Los muebles de madera invitan a sentarse a la sombra bajo los árboles o las pérgolas del porche para organizar cenas de verano al aire libre.

 

 

Disponer de un espacio exterior en nuestras viviendas es tener una piedra preciosa que se puede pulir en el estilo que más encaje con nuestros gustos o personalidad.

 

De hecho, hasta las pequeñas terrazas se pueden inspirar en estos estilos para crear rincones personales.

 

En Aries Interioristas consideramos que las dimensiones de un espacio no son un impedimento para la creatividad, ya que de todos puede florecer un rincón único.