Decorar un salón pequeño supone todo un reto porque, por norma general, se tiende a incluir más elementos de los que “pide” el espacio.

 

Por nuestra experiencia en la decoración de pisos pequeños conocemos de primera mano claves decorativas que te ayudan a optimizar el espacio para todos los tipos de decoración. Te las contamos a continuación.

 

 

Tonos claros

 

Los tonos claros en toda su gama, blancos, pasteles, neutros, aportan luminosidad a los salones pequeños al mismo tiempo que consiguen que parezcan más grandes.

 

Además, al elegir tonalidades similares tanto en paredes, suelos y en el mobiliario, se consigue un efecto uniforme que acentúa esa sensación de amplitud.

 

 

Notas de color

 

Si pensamos en el salón como un lienzo en el que predominan los tonos claros o neutros que mencionábamos en el apartado anterior, el color se puede incorporar mediante textiles y accesorios.

 

Así, los cojines, las sillas y la lámpara en color azul aguamarina da vida a un salón pequeño perfectamente aprovechado con su correspondiente zona de comedor.

 

En ese ejemplo, el color amarillo es el que añade una nota alegre.

 

 

De nuevo, otra alternativa para incluir el color sobre una base gris y madera. Como puedes ver en todas estas ideas inspiradoras, la madera es el material que combina por excelencia con las tonalidades claras y neutras, ya que aporta un toque de calidez.

 

 

Espejos

 

Este objeto decorativo es el aliado cuando queremos ampliar visualmente las dimensiones de una habitación. Al reflejar el espacio y la luz, los espejos multiplican la superficie del salón como por arte de magia.

 

Sin olvidar que es un accesorio que ofrece muchísimas posibilidades desde el punto de vista estético. Puedes elegir espejos redondos tan de moda, o incluir espejos envejecidos que también son el último grito en decoración.

 

Cristal

 

Otro material recomendable para decorar salones pequeños es el cristal o el metacrilato en mesas, estanterías e incluso sillas. Al ser ligero visualmente no recarga la estancia y se funde con el resto del mobiliario de forma imperceptible.

 

 

Minimalismo

 

El minimalismo es una de las claves para decorar salones pequeños. Además, es una de notas diferenciadoras de la tendencia Lagom en decoración que analizamos hace unas semanas.

 

Sin duda, menos es más. Sobre todo cuando hablamos de limitaciones de espacio. Al elegir las piezas esenciales y mobiliario visualmente ligero, tanto en el material como en su estructura, evitamos la sensación de opresión o abigarramiento.

 

 

Muebles funcionales

 

Los armarios empotrados, las estanterías de obra y los televisores integrados en la pared son funcionales y ahorran espacio.

 

Sin olvidar que las cortinas que van del techo al suelo alargan verticalmente los espacios logrando que parezcan más altos. Al hablar de cortinas y textiles, es preferible optar por tejidos suaves y vaporosos que no saturen el salón, salvo que sean una de las piezas principales de la estancia.

 

 

 

 

¿Tienes un salón pequeño y no consigues darle ese toque diferenciador sin saturar la estancia?

 

En Aries Interioristas conocemos las claves que optimizarán la estancia ajustándose a tu propio estilo. Contacta con nuestra empresa de interioristas en Madrid y disfruta de un salón diseñado para ti.