Decorar con espejos va más allá de elegir el modelo y el emplazamiento porque tienen cualidades que traspasan su esencia.

 

Los espejos son objetos duales: misteriosos y funcionales, decorativos y prácticos.

 

  • Por un lado, amplían visualmente las estancias y crean continuidad en los espacios al reflejar el mundo que tienen delante: ya sea una habitación, un paisaje o un cuadro.

 

  • Por otro, decoran mediante su forma, sus acabados y su disposición.

 

En Aries Interioristas te presentamos diferentes propuestas para decorar con espejos.

 

 

 

El misterio vintage

 

Los espejos antiguos están rodeados de magia y de misterio. En la actualidad puedes encontrar espejos que simulen un acabado envejecido con gran realismo.

 

Una de las tendencias que despuntan en interiorismo es decorar las paredes con un mural de espejos envejecidos. Se puede optar por una pieza uniforme o por varios módulos que cubren la pared.

 

 

Los efectos dependen de su instalación y del mobiliario de la estancia, ya que se pueden conseguir estilos con aires clásicos o modernos.

 

 

Por supuesto, si posees un espejo familiar antiguo tienes en tu poder una joya que no puedes desaprovechar. Estas piezas suelen caracterizarse por un marco metálico, preferentemente dorado.

 

Sitúalo en un lugar privilegiado si quieres que capte las miradas o combínalo con jarrones y flores para captar una estética atemporal con un toque chic.

 

 

 

 

Geometría perfecta

 

Los espejos redondos están de moda como reflejo de esta figura geométrica perfecta que aporta dinamismo.

 

Los espejos de forma redonda están presentes en recibidores para ampliar una estancia que tiende a tener dimensiones reducidas.

 

En este ejemplo vemos que al combinar un espejo grande con elementos de líneas sencillas conseguimos un resultado minimalista, relajante y confortable. Perfecto para un recibimiento acogedor al llegar a casa.

 

 

De gran tamaño y apoyados en el suelo son un complemento moderno que también ayuda a duplicar visualmente las dimensiones de la sala.

 

 

 

 

Espejos grandes

 

En el apartado anterior ya adelantábamos esta tendencia, y ahora vamos a verla con más detalle.

 

En la línea del espejo redondo que hemos visto, estos espejos apoyados en el suelo siguen un estilo informal reflejado en patrones diferentes.

 

 

Vemos cómo se puede jugar con sus tamaños y la disposición en diferentes habitaciones del hogar: recibidores, salones, dormitorios y baños.

 

 

Con una factura más clásica este espejo preside un salón blanco consiguiendo un resultado elegante e impecable.

 

 

 

Múltiples reflejos

 

Ahora es el momento de desplegar la creatividad con múltiples combinaciones de espejos.

 

Minimalista, ecléctico, barroco, envolvente… El efecto que puedes lograr es tan diverso como los tipos de espejos a utilizar en interiorismo.

 

La profusión de espejos no tiene por qué conllevar abigarramiento ya que se puede reproducir un estilo barroco con un resultado final armonioso.

 

 

Esto se consigue mediante el estudio de la ubicación de cada espejo y con la elección adecuada de los textiles y los muebles auxiliares.

 

 

Los marcos sencillos o la ausencia de estos subrayan el minimalismo de estas composiciones rectangulares.

 

 

Y también se pueden jugar con las posiciones para obtener un resultado dinámico pero sencillo.

 

 

 

 

¿En qué estilo te reflejas?

 

Los espejos son elementos con un gran peso decorativo pero también funcional. Situándolos en el emplazamiento adecuado aumentan las dimensiones de un espacio reducido.

 

En Aries Interioristas te ayudamos para que tu casa sea un reflejo de ti.