¡Hola a todos!

Hoy queremos contaros nuestra experiencia en la Feria del mueble de Zaragoza, así, para todos los que no habéis podido estar, os resumiremos lo que vieron nuestros ojos:

Continúa una marcada tendencia hacia los estilos nórdico e industrial, si bien más elegante y suave.
Las piezas de mobiliario son rotundas. De líneas rectas y dejando en algunas ocasiones que colores pastel o vivos formen parte del diseño.

En cuanto a acabados, las chapas de madera natural con vetas marcadas y terminaciones enceradas o barnizadas en mate son sin duda las grandes protagonistas en esta edición.

Las lacas son casi siempre mate con textura sedosa y en colores pastel muy naturales. Cáscara de huevo, mantequilla, menta, café helado, nube…

En los complementos, se imponen las mesitas con tapas circulares y lámparas fundamentalmente realizadas en cobre, aunque también en hierro negro combinado con latón cepillado, mimbre, caña y cemento. En nuestro caso, vamos  a implantar nuevos fabricantes con muy buenos ejemplos: Zuiver y Dutchbone.

Las mesas de comedor se fabrican con tapas fundamentalmente de madera maciza de roble, haya, fresno  o chapa de madera o en vidrio y patas en metal.
También muy importante la presencia de acabados en tapas de mesas y en frentes de muebles de Neolith (material que trabajamos habitualmente en el estudio).

Los sofás destacan por la alta tecnología de los materiales y motorizaciones.

En dormitorios juveniles, las literas parecen ser las grandes protagonistas para resolver los espacios de los pequeños de la casa, dejando mucho espacio libre para zona de juegos y estudio.
Los sistemas de camas abatibles, refinan el diseño y la fabricación de sus herrajes para conseguir que la apertura y cierre sea segura, suave y resistente.

Esperamos que os haya gustado este breve resumen de nuestro paso por la feria. ¡Hasta la próxima!