Uno de los objetivos a la hora de crear el interior de un restaurante, es que los comensales pueden disfrutar de la experiencia de comer en él.

 

La clave es lograr un equilibrio perfecto entre funcionalidad y estética.

 

Se necesitan muchas cosas para que un restaurante funcione. Pero sin duda, una de ellas el diseño de interiores. El diseño de restaurantes es una disciplina compleja, ya que no es suficiente con saber de interiorismo, sino también de hostelería y marketing, qué es lo que le llama la atención a los clientes, por qué disfrutan más en un restaurante que en otro.

Reflejando la personalidad de la cocina

Un buen proyecto de interiorismo comercial debe centrarse en las necesidades del cliente. El interiorismo en un restaurante es un arma comercial de gran potencia.

Antes de iniciar el diseño de un restaurante es de vital importancia que podamos establecer una comunicación plena con sus propietarios, con las personas que trabajan allí, porque solo ellos saben cómo funciona todo desde dentro.

Debemos conocer los platos que allí se van a servir, si son de tipo tradicional, minimalista, vegetariano o cocina fusión. El ambiente no puede ser el mismo, sino que a través de él, vamos a poder mostrar a priori, qué sensaciones vamos a experimentar, comunicando mediante el interiorismo qué es lo que hace diferente a este restaurante de otros, qué es lo que le podemos ofrecer al cliente.

Una cocina tradicional pide elementos básicos como la madera, la piedra o el hierro. La cocina fusión prefiere elementos innovadores, futuristas, vinilo y metal. Un restaurante japonés necesitará una sofisticada decoración del lejano oriente.

Funcionalidad: optimizando el negocio

Nunca debemos perder de vista la funcionalidad en un negocio. Los trabajadores de un restaurante deben funcionar en una coordinación perfecta para que la experiencia del cliente sea plenamente satisfactoria.

El diseño debe contribuir a optimizar esta funcionalidad: distribución de los comensales, indicación de los aseos, iluminación, platos que deben salir por un determinado lugar, suelos y mobiliario adecuados. La belleza del restaurante debe contribuir a su correcto funcionamiento.

Aspectos como la acústica y la climatización son de vital importancia. Por otro lado, un aire renovado y limpio, evita molestias como que aire este cargado o que nos vengan los olores de la cocina. La renovación de aire debe tener la misma importancia que una adecuada climatización.

El mobiliario debe resultar tan cómodo como bonito. Es importante cuidar los detalles y mantener esa misma estética en todas las zonas de nuestro negocio para lograr una continuidad. Que no parezca que al acudir al aseo estemos saliendo del restaurante, sino que este debe estar en consonancia con todo el conjunto. La homogeneidad es un concepto clásico en el diseño de un restaurante.

 

Conociendo al Chef

Proyectos de Aries Interioristas como el de NH collection Palacio de Tepa, donde el prestigioso chef Jesús Almagro nos dijo exactamente lo que quería, enfocado en su estilo de cocina, en sus gustos personales y en sus clientes. Todo ello con la idea de que sus comensales pudiesen disfrutar de una magnífica experiencia gastronómica.

Identificar al chef es captar la esencia de su cocina y un chef será más creativo trabajando en un ambiente que le identifique.

En la antigua residencia de los Duques de Tepa, una joya arquitectónica en sí misma convertida en en Canseco y Mesteño, un lugar mágico con el acceso al bar por las caballerizas y cuyos salones para los comensales cuentan con la presencia de imponentes columnas de hierro forjado.

El Cielo es otro de nuestros diseños de restaurante. Azul, metalizado y pierda, son los toques distintivos de este moderno restaurante.