Las buhardillas son espacios que invitan a la ensoñación. Quizás porque en el imaginario infantil se guardan todos los secretos de la familia en grandes baúles.

 

Cuando crecemos, las buhardillas siguen manteniendo un poder magnético que atrae nuestra atención porque siguen siendo lugares mágicos a todas las edades.

 

En Aries Interioristas te mostramos ideas de buhardillas con diferentes estilos y funciones para que dejes volar tu imaginación.

 

 

 

Buhardillas exteriores

 

Las buhardillas materializan de por sí un sueño, pero este alcanza la más alta categoría si está abierto al exterior.

 

Las buhardillas con grandes ventanales dejan entrar la luz natural a la par que funden el espacio con el mundo que traspasa los muros: la naturaleza salvaje o las luces de la ciudad.

 

La madera es protagonista absoluta en estos estilos rústicos que se complementan con lámparas de fibras naturales y muebles de mimbre.

 

 

En esta buhardilla de diseño la apertura al exterior se consigue mediante paneles traslúcidos en el tejado a dos aguas. Esta solución crea una atmósfera envolvente y más privada que en los ejemplos anteriores. La cama en el centro con reminiscencias japonesas acentúa su protagonismo con la luz bajo la estructura.

 

 

 

 

Buhardillas luminosas

 

Las buhardillas pequeñas con poca iluminación deben apoyarse en colores claros que amplíen visualmente el espacio.

 

Esta regla se aconseja sobre todo para las paredes y los suelos, si bien se puede aplicar también a los textiles.

 

 

El color claro resulta perfecto para buhardillas de tamaño medio, con el que se consigue un estilo elegante y minimalista muy relajante.

 

 

En este tipo de altillos que prescinden de paredes de separación, el color es también un elemento de unión en la escalera que conecta con el resto de la vivienda.

 

 

 

Espacio abierto

 

Seguimos hablando de ausencia de paredes y límites físicos para llegar al concepto abierto en las buhardillas.

 

Además de dormitorio, principal o de invitados, las buhardillas son susceptibles de adaptarse a todas las funciones de la casa.

 

Con mayor o menor superficie, la cocina, el salón y el comedor se integran en estas buhardillas utilizando las islas para aprovechar aún más el espacio.

 

 

Como puedes ver, la tónica sigue el uso del color blanco para aportar mayor luminosidad en estas habitaciones, aunque se elijan suelos de tonalidades más oscuras como contraste.

 

 

 

Espacios de trabajo

 

Esta habitación recóndita de la vivienda favorece la concentración en un entorno acogedor y cálido que permite trabajar con luz natural la mayor parte del día.

 

Como espacio de trabajo, las buhardillas son muy versátiles para instalar los escritorios y todos los accesorios de almacenaje. No es necesario crear muebles a medida para disfrutar de tu zona abuhardillada como despacho, pero sin duda le dará un toque personalizado que te encantará.

 

 

Qué decir de la relación entre las buhardillas y el arte que nos transporta a París y Montmartre. Si tienes la fortuna de disponer de un espacio tan especial en tu vivienda y te gusta la creación, esta se convertirá en la joya de tu hogar para ti.

 

 

 

En Aries Interioristas renovamos todas las estancias de tu hogar mediante proyectos personalizados que harán realidad tus sueños.