El estilo industrial se vincula al movimiento de este nombre de los años 20 del siglo pasado en Estados Unidos y se concreta en la década de los 50, cuando toman protagonismo las fábricas y almacenes, situados en el perímetro de las ciudades, como opción de vivienda.

El estilo industrial va íntimamente ligado a la estética loft. En un intento de búsqueda de nuevos espacios, amplios y más baratos, los artistas e inmigrantes neoyorkinos empiezan a inclinarse por este tipo de edificación.

principal


Fábricas y almacenes en desuso les ofrecen metros y luz en abundancia, aunque estén deteriorados. Un ejemplo es la expansión del Soho de Nueva York. Es el inicio de la fusión loft y estilo industrial para decorar.

En viviendas, este estilo se caracteriza por dejar al descubierto elementos de la estructura del edificio: tuberías, paredes de ladrillo, cielo raso de los techos, viguería e, incluso la instalación eléctrica. Los muebles algunos de oficio, otros improvisados siguen esa línea austera.

1

Hierro y acero, a los que se suma la madera, son los materiales indispensables del estilo industrial. Todo en estado puro: mejor cuanto más se vea el paso de los años.

Delicadeza “0”: la madera es basta y gruesa en los sobres de las mesas, asientos y patas. Cuando se trata de hierro, el diseño nos recuerda los últimos años del siglo XIX y principios del 20: ruedas con la estética del ferrocarril o relojes, enormes, dentados, por ejemplo.

2

El mueble luce líneas rectas, recordando contenedores ferroviarios y baúles que son, más bien, cajoneras con impresiones de números y letras clasificadores.

5

3

Los muebles, decapados y desgastados, pueden ir pintados en colores fuertes, aunque desvaídos: aunque el verdadero protagonista es el negro, vemos azules, rojos, verdes o marrones. Cuando son de madera, los encontramos en crudo o barnizados transparentes. Barnices en la gama media a oscura, como en roble, castaño o cerezo. En metal, encontramos muebles de todo tipo: mesas, sillas, estanterías o banquetas en hierro con acabados al óxido (voluntario o no) y acero galvanizado que puede ir pintado.

4

El mueble industrial original puede encontrarse en anticuarios y almonedas, y ha pasado a ser un mueble con historia muy demandado y cotizado. Se mezcla con el vintage y el neorrústico. En la actualidad hay muy buenas reproducciones.

Una buena baza es contar con muebles de oficio, como los de imprentas, talleres textiles, de lanas o cuero o industrias del vidrio, por ejemplo.

7

Cocinas y baños. En cocinas, el diseño industrial actual se materializa en acero inoxidable, tanto en muebles como en electrodomésticos. Para aligerarlos, combínalos con madera. En baños, se juega con sanitarios en diseños retro, con griferías antiguas. En ambos casos, puedes incrementar el efecto dejando alguna tubería a la vista y utilizando azulejos que imiten los antiguos.