El estilo vanguardista supone modernidad, tecnología y sobre todo comodidad en el hogar, con espacios amplios y luminosos, líneas sencillas y formas simples.

principal


El color es un elemento esencial para conseguir los espacios amplios (que no grandes) y con buena iluminación que caracteriza al estilo vanguardista, pues es clave para fomentar el paso y el reflejo de la luz. Las paredes de las estancias deben ser preferiblemente blancas, si bien una pared puede destacar en un color más llamativo con el que combinen el resto de elementos decorativos de la estancia o con un papel pintado original que tome el protagonismo.

El mobiliario suele ser de aluminio, acero o PVC, aunque tampoco está del todo restringido el uso de los muebles en madera siempre y cuando sepan adaptarse a las líneas sencillas que caracterizan a este estilo.

4cuatro

3cuatro

2cuatro

1cuatro

Si vas a decorar el salón con este estilo, es preferible que la superficie del sofá sea lisa y que aportes un toque distinto con los estampados en otros textiles de dimensiones más reducidas como los cojines, las alfombras o las mantitas que colocamos en invierno sobre el sofá, por ejemplo.

Algunos complementos perfectos para tu hogar son los cuadros con fotografías, las enormes lámparas o los espejos, por ejemplo.